De acuerdo a cifras emitidas por la Organización Mundial de la Salud uno de cada 160 niños tiene un trastorno del espectro autista. Lamentablemente en México se cuenta con un solo estudio impulsado por Autism Speaks el cual revela que 1 de cada 115 niños tiene autismo, es decir, casi 1% de la población infantil, sin embargo, esto no contempla estimaciones con casos no diagnosticados o diagnosticados en la adolescencia o vida adulta, indicó la legisladora Sagrario Montaño Palomares.

“Se estima que en Sonora hay entre 7 y 8 mil infantes con autismo. Como podemos ver, la incidencia del autismo es alta, pero la atención que este tema recibe no lo es y hoy en día nuestro presupuesto estatal no contempla un recurso etiquetado dedicado a la detección y atención del autismo”.

En Sonora contamos con el Centro de Desarrollo Neuroconductual, se diagnostican y se atiende a los pequeños con este y otros tipos de padecimientos siendo autistas el 10% de los pacientes que se atienden.

Hasta el día de hoy, no se ha encontrado una manera de revertir este trastorno, pero con la detección e intervención temprana y el tratamiento adecuado se ayuda a maximizar su capacidad para desempeñarse y reducir los diversos síntomas relacionados al TEA, respaldando así a su desarrollo y aprendizaje.

Esta situación es difícil para padres que no tienen la capacidad económica y la situación de sus hijos se vuelve desesperante, pues el deseo de ayudarlos y de ver progresos en ellos es latente, aunado a que su situación financiera no les permite acceder a las terapias que sus hijos necesitan.

La legisladora  Sagrario Montaño señaló: “tenemos que trabajar primero por generar conciencia sobre el autismo, segundo para que todos los padres de familia tengan acceso a tratamientos y terapias que sus hijos necesitan de manera gratuita, tenemos que trabajar en la igualdad, por la dignidad y por la inclusión real de los niños y niñas con TEA y sus familias”.

En el Grupo Parlamentario de Acción Nacional sabemos que la labor y el compromiso son grande, pero la realidad apabullante nos obliga a atender este sector que ha sido ignorado por tantos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.